Cuando el rockero pone sus mejores rolas en la fiesta