Cuando llegas a la posada familiar y tu tío no deja de ver tus tatuajes