Cuando los militares son fans de Avatar