Cuando olvidas llevar tu teléfono al baño