Cuando salías de la alberca y esperabas a que tu mamáte sirviera el hotdog con Doritos Bly