Cuando te miras en el espejo después que el peluquero te pregunta si te gustó el corte y tú solo te quieres morir.