Cuando terminas de quardar todo en tu mochila y alguien te dice Toma gracias por la lapicera...