De chiquita me hacía la dormida en el carro para que mi papá me bajara en los brazos y aún sabiendo que no estaba dormida me cargaba hasta mi camita y tú vienes a decirme que no sea caprichosa Tas mal mijo.