Diganme que no soy el único gordo que ve un pastel