El auto del Gabriel Soto. NO QUE LA TENIAS CHIOUTA ME DUELE LA PANOCHA PERRO