El imitar a un fantasma usando sábanas blancas en realidad se remonta al siglo XVI. En aquel entonces el vestuario era un poco más convincente ya que los cuerpos de personas que no podían pagar ataúdes a menudo eran envueltos

3