Encontré fumando a uno en mi salón así que le quité las dos pipas que traía me gritó que por favor se las diera que las necesitaba no me puedo creer lo lejos que llegan las adicciones RORERTo ERCADO