Éramos tan jóvenes para entenderlo