Es de mala educación no saludar a un perrito que se te acerca moviéndote la cola.