Es increíble como las mujeres detectan cualquier accesorio postizo en otra mujer y no detectan al cabrón que les va a chingar la vida.