Hubo noches en las que tuve que abrazarme fuerte tardes en las que tuve que aconsejarme frente a un espejo lágrimas que yo misma límpiese mis mejillas. Aprendí que puede abandonarme el mundo entero pero mientras yo no me abando