La gente que sabe cuánto sufrí y que ahora me vean y digan me encanta verte feliz y que brilles después de todo... esa gente vale oro.