La gente que te deja pasar en la cola del supermercado cuándo solo llevas una cosa se merece el cielo