La palabra cálmate ha calmado exactamente a cero personas a lo largo de la historia de la humanidad