Los gatos reconocen la voz de sus dueños pero no les importa.