Los norteños abriendo sus juguetes de día de reyes.