Los vendedores de las tiendas de lujo creyendo que también son millonarios