Me preguntaron si creía en algún santo les dije que sólo en el santo pedorrón que te cargas le empezamos a rezar y fue hermoso.