Nada como una buena deuda para agarrarle cariño al trabajo.