No hay explicación científica, pero todas las mamás toman las fotos así