Nunca te das cuenta de lo antisocial que eres hasta qué hay una pandemia y tu vida realmente no cambia tanto.