Odio que me pregunten mis debilidades en las entrevistas de trabajo porque ni modo que conteste Salchipapa.