Qué envidia las familias que heredan talentos de generación en generación en mi familia heredamos el don de hablar gritando.