Se asustan por el polvo del Sahara y tienen sus ventiladores