Somos la generación que bailó Mayonesa y el Gato Volador. No le tenemos miedo al ridículo.

1