Son pocas las personas que nos quieren con el alma las que soportan el desorden de nuestro huracán. A esas personas no las alejemos jamás. - Rafael Cabaliere