Tengo miedo que al entrar a un Supermercado el termómetro marque más de 38 grados y se me tiren encima como si fuera un 33-12.