Traen las patas así y se preocupan del polvo del Sahara