Tu chistesito me costó mi estabilidad emocional