Uno cree que barre bien hasta que empieza a trapear.