Vendo muñecas antiguas a veces se mueven pero con el Salmo 91 se calman.