Como hay gente que le encanta alegar a lo tonto ahora resulta que el abuelito de Heidi no se llama Dimetú